TOMAR PARTIDO

TOMAR PARTIDO

Editorial:
LIBROS CORRIENTES
Año de edición:
Materia
Ensayo Literario y Lingüística
ISBN:
978-84-121343-0-8
Páginas:
242
Encuadernación:
Rústica con solapas
-5%
18,00 €
17,10 €
IVA incluido
Disponible en 1 semana
Añadir a la cesta

El reciente descubrimiento de una carta de Cézanne a Zola, posterior a la considerada "carta de ruptura", ha supuesto un brusco giro en los estudios sobre el tema. Si hasta ayer se pensaba que Cézanne rompió unilateralmente con Zola herido por la publicación de la novela "La obra", hoy es una idea que no se puede ya mantener. La aparición de la carta ha servido no solo para matizar la biografía (que no es poca cosa...), sino que ha supuesto una cuña que ha permito abrir cuestiones políticas sobre el compromiso de ambos creadores y sobre la relación de su obra con un compromiso tal, cuestiones cerradas en falso y que pedían a gritos reabrirse. En esta edición traducimos un buen montón de correspondencia y otros tantos documentos (varios de ellos, como la citada carta de Cézanne, muchas cartas y algún texto de Zola, inéditos en castellano) que dan luz a unos perfiles también inéditos y, desde luego, sorprendentes de ambas figuras centrales.

¿Cómo es posible que Cézanne, icono de la modernidad, fuera una persona de misa diaria, que fuera un patriota (pero evitara el servicio militar en diversas ocasiones...), que Manet le supusiera un enemigo a batir pictóricamente, que abandonara retratos y amistades al enterarse de la filiación de su modelo, o sus amigos o que tuviera entre sus lecturas favoritas las revistas antisemitas más en boga? Y, ¿cómo que Zola, retratista de la clase trabajadora, fuera un furibundo enemigo de la Comuna, llegando a justificar los 40000 asesinatos de la represión llevada a cabo por el gobierno francés, que también se opusiera al socialismo revolucionario con toda contundencia, que estuviera constantemente ampliando su mansión de Medan, que tomara partido por Manet frente a su amigo Cézanne o que en sus cuentos los únicos trabajadores retratados benévolamente sean los resignados (lo que le costó la censura del mismísimo Victor Hugo)?

Chocantes materiales precedidos de un prólogo del prestigioso profesor de Cambridge, Robert Lethbridge, uno de esos intelectuales que han sido capaces de extraer todas las consecuencias de este nuevo descubrimiento.