MEMORÁNDUM DE MI VIDA. FRAGMENTOS AMOROSOS DE SUS DIARIOS

MEMORÁNDUM DE MI VIDA. FRAGMENTOS AMOROSOS DE SUS DIARIOS

Editorial:
ASOCIACIÓN CULTURAL AMISTADES PARTICULAR
Año de edición:
Materia
Narrativa Extranjera
ISBN:
978-84-948784-4-2
Páginas:
194
Encuadernación:
Rústica con solapas
-5%
14,50 €
13,78 €
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta

August von Platen (1796 – 1835) fue un aristócrata poeta alemán muy reconocido en su tiempo, alabado por Goethe y admirado por Thomas Mann, quien lo tomó como modelo para su personaje de La muerte en Venecia, Gustav von Aschenbach. Durante muchos años se dedicó al estudio, se movió en muchas lenguas, fue capaz de adaptar al alemán las formas poéticas de los mejores poetas persas (Hafiz, Saadi), hizo los más perfectos sonetos que existen en su lengua (Sonetos venecianos). Necesitó desasirse de su vida de estudioso y lanzarse al viaje, estando marcada su última etapa vital por el descubrimiento de Italia. Pero ese peregrino apasionado, como lo llama L. A. de Villena, condenado siempre a la imposibilidad de amar, fue un melancólico aislado, ennoblecido en su sufrimiento, que arrastró permanentemente consigo la insaciable sed de belleza como una maldición.

Platen escribió durante gran parte de su vida un diario, Memorandum de mi vida, en el que utiliza diversas lenguas, pero principalmente el alemán, para dar pormenorizada cuenta de su vida personal y cultural. En él encontramos la manifestación clara, en época de silencios, de su homosexualidad, su deseo de dignificar un amor distinto, que él vivió con los matices del idealismo imperante en su tiempo, pero que aun así estaba condenado al fracaso. Este diario solo ha sido traducido parcialmente y en muy pocas ocasiones a otras lenguas.

Respetando el juego de lenguas del autor (tanto en las entradas del diario como en las citas que va dispersando y que son testimonio en voz de otros poetas de sus sentimientos amorosos), en la presente edición se traduce por primera vez al español los fragmentos amorosos de su amplio diario, donde asombra la franqueza, la forma explícita con que aborda su manera de sentir particular; valentía expresiva, propia de un hombre de nuestro tiempo y que, sin duda, lo convierte en el primer gay moderno, un gay avant la lettre.