MANUEL ÁLVAREZ ORTEGA. TRADUCCIÓN POÉTICA, LUCIDEZ, CRÍTICA SOCIAL Y DENUNCIA

MANUEL ÁLVAREZ ORTEGA. TRADUCCIÓN POÉTICA, LUCIDEZ, CRÍTICA SOCIAL Y DENUNCIA

Editorial:
DEVENIR /JUAN PASTOR, EDITOR
Año de edición:
Materia
Ensayo Literario y Lingüística
ISBN:
978-84-16459-98-8
Páginas:
160
Encuadernación:
Rústica
-5%
20,00 €
19,00 €
IVA incluido
Agotado

Julia Sáez-Angulo

22/3/21.- Madrid.- Cinco autores: Jacques Ancet, Jaime Siles, Jordi Doce, José María Micó y Laurence Breysse-Chanet escriben y reúnen sus ensayos o conferencias sobre la figura de Manuel Álvarez Ortega en el libro titulado “Manuel Álvarez Ortega. Traducción poética, lucidez, critica social y denuncia”, publicado por Devenir, en edición de Juan de Dios Torralbo Caballero.

Manuel Álvarez Ortega (1923-2014) “dedicó buena parte de su esfuerzo creador a componer versiones poéticas acercando a su lengua materna un número notable de poemas en francés”, nos recuerda Torralbo en su introducción. Álvarez Ortega escribió al menos cuatro antologías: “Poesía belga contemporánea” (1964), junto a otros autores; “Poesía francesa contemporánea (1915-1965), en 1967; “Poesía simbolista francesa” (1975) y “Veinte poetas franceses del siglo XX” (2001). También publicó libros individuales de autores franceses, acercando por tanto la poesía gala al lector español.

A su vez, Manuel Álvarez Ortega es un “poeta extemporáneo”, al decir de Fanny Rubio

La valía de Álvarez Ortega como traductor se aborda en los ensayos del libro que nos ocupa, al igual que su labor como poeta. El libro da testimonio oscura y solitaria, al tiempo que reconoce “su trabajo de traductor -de transcreador- llevado a cabo con pasión y perseverancia durante más de medio siglo al servicio de la poesía moderna y contemporánea de lengua francesa”.

“Sobre el fondo de tantas imágenes tenebrosas (cenizas, fosos, sudarios, cuchillos, espectros, osarios… es donde vienen a brillar en su frescor nuevo las entrevisiones de un mundo sin nombre aún y que a pesar de o a causa de la impermanencia de todo, no deja de comenzar”, escribe Torralbo.