LAS BIBLIOTECAS DEL DOCTOR JUAN DE VERGARA Y DE ALONSO DE CORTONA

LAS BIBLIOTECAS DEL DOCTOR JUAN DE VERGARA Y DE ALONSO DE CORTONA

Editorial:
CLASICAS DEL ORTO
Año de edición:
Materia
Ensayo Literario y Lingüística
ISBN:
978-84-7882-655-1
Páginas:
240
Encuadernación:
Rústica
-5%
15,00 €
14,25 €
IVA incluido
Disponible en 10 días
Añadir a la cesta

nventarios notariales, testamentos, almonedas, tasaciones, donaciones, anotaciones marginales o en las hojas de guarda de los manuscritos e impresos, legajos misceláneos o cartas manuscritas son documentos imprescindibles para reconstruir el sombrío panorama intelectual del helenismo español en el siglo XVI.

El Archivo Capitular de Toledo conserva los papeles de la testamentaría de Juan de Vergara (1492-1557), renombrado humanista y canónigo de la Catedral toledana. Vergara había sido miembro del equipo organizado por el Cardenal Cisneros para editar la Biblia Políglota, cuyo texto griego y traducción latina preparó. Fue más tarde secretario de arzobispo Fonseca, aprovechó algunos viajes por Europa para trabar conocimiento con Erasmo y Vives y, de vuelta en España, anheló retirarse del servicio de los arzobispos de Toledo y refugiarse en el estudio de la Biblia, cosa que no consiguió sin ser acusado y encarcelado por la Inquisición de 1533 a 1537. Entre los papeles de la testamentaría se encuentran diversas listas de libros pertenecientes a Vergara y a su primo, Alonso de Cortona (muerto poco después), que fueron puestos a la venta en almoneda. La presente publicación edita y comenta tales inventarios, que describen una impresionante colección de un millar de libros en latín, griego, castellano, italiano y hebreo; asimismo, rastrea la formación de la biblioteca, las huellas de la censura inquisitorial y el destino de los libros. El contenido de la biblioteca de Vergara que podemos conocer gracias a esta documentación resulta de un interés extraordinario por la excelencia de los títulos, el número notable de textos griegos y la riqueza en estudios y comentarios sobre la Biblia obra de filólogos centroeuropeos que estaban a punto de ser condenados por sus ideas luteranas. Los inventarios editados dan, en efecto, testimonio de una época que llegaba a su fin, caracterizada por la apertura a las corrientes de pensamiento europeas y por el mecenazgo eclesiástico del estudio crítico de la Biblia.