FRANCISCO DE HOLANDA 1517-1584

FRANCISCO DE HOLANDA 1517-1584

Editorial:
BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA
Año de edición:
Materia
Filosofía y Ciencias sociales
ISBN:
978-84-92462-56-8
Páginas:
64
Encuadernación:
Rústica
-5%
8,00 €
7,60 €
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta

Francisco de Holanda nació en Lisboa en una fecha que oscila, según los estudios, entre 1517 y 1518. Con esta muestra, que tendrá lugar del 10 de octubre de 2017 al 14 de enero de 2018 celebramos el quinto centenario de este artista, escritor y pensador adelantado a su tiempo. Esta es una exposición diseñada en torno a su poliédrica figura, gran creador del Renacimiento y uno de los más insignes interlocutores de Miguel Ángel.
El objetivo de la muestra es rendir homenaje a un autor fundamental y prácticamente olvidado por el gran público, en una fecha simbólica como es su quinto centenario. A través de la exhibición de sus trabajos fundamentales, especialmente su obra maestra De aetatibus mundi imagines (1545), se revisarán conceptos relacionados con el autor, su producción artística y literaria, precursora de soluciones que veremos siglos después en artistas como Goya o William Blake.
Holanda es una figura singular, diríamos única en su época, innovadora y vanguardista. Receptáculo de influencias muy variadas, se inscribe por derecho propio en el discurso humanístico y de espiritualidad que atraviesa, como un relato del pensamiento, toda la historia de Occidente. Se convierte así en un referente de conocimiento erudito, un nodo en la revolución hispánica del Renacimiento, un intelectual y creador al servicio de la corte portuguesa y del rey Felipe II tras la integración de Portugal en la Monarquía Hispánica en 1580.
Además de su labor teórica sobre la cosmovisión cristiana, es una de las figuras más destacadas y de proyección internacional de los estudios anticuarios del siglo XVI, así como de la naciente crítica de arte. Refleja su pensamiento en sus escritos, como Da Pintura Antiga (1548), origen del mito historiográfico sobre “las águilas del Renacimiento español”. A él debemos también uno de los álbumes de dibujos más completos sobre la Roma antigua, Os desenhos das antigualhas (1540), resultado de su estancia en Italia y en el que por primera vez se identifica la Domus Aure