DICCIONARIO POLÍTICO

DICCIONARIO POLÍTICO

Editorial:
EDITORIAL PLANETA
Año de edición:
Materia
Política Y Economía
ISBN:
978-84-320-0259-5
Páginas:
288
Encuadernación:
Rústica con solapas
-5%
16,00 €
15,20 €
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta

Eduardo Haro Tecglen (Pozuelo de Alarcón, Madrid, 30 de junio de 1924 - Madrid, 19 de octubre de 2005) fue un periodista y ensayista español.Eduardo Haro Tecglen fue hijo de Eduardo Haro Delage, marino retirado, comediógrafo y periodista, represaliado y condenado a muerte al finalizar la Guerra Civil Española. Condena que no cumplió gracias a la solicitud de indulto formulada por su hijo Eduardo y que le fue conmutada por 30 años de cárcel. Es padre del poeta de la movida madrileña Eduardo Haro Ibars, fallecido por sida a los 44 años. Carrera profesional[editar] Estudió en la Escuela Oficial de Periodismo donde se graduó en 1943. Fue colaborador (1939-1943) y redactor (1943-1946) de Informaciones, redactor jefe del Diario de África y corresponsal en Tetuán de la agencia Efe (1946). Redactor jefe, crítico literario y corresponsal en París1 de Informaciones (1957-1960); corresponsal de El Correo Español-El Pueblo Vasco en París (1960); colaborador de Marca, Tajo, Heraldo de Aragón y director de Sol de España (Málaga, 1967); director de España (Tánger, 1967); redactor, columnista y subdirector (1968-1980) de Triunfo; director de Tiempo de Historia (1974-1978) y colaborador de Testimonio, 1975; crítico teatral de la Hoja del Lunes de Madrid (1977) y editorialista y crítico teatral de El País, 1978. En este último periódico publicaba una columna diaria desde entonces. Utilizó los seudónimos "Pozuelo", "Juan Aldebarán" y "Pablo Berbén". Obtuvo el Premio de Periodismo Francisco Cerecedo. Obra literaria[editar] Eduardo Haro Tecglen es autor de más de 25.000 artículos. De tendencia republicana, subsistió en una especie de "exilio interior" en España. En su labor periodística más temprana escribió artículos a favor del régimen franquista, como la oda al fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera, "Dies Irae". En el capítulo "El niño fascista" de su libro "El refugio", Eduardo Haro Tecglen justifica estas acciones por una cuestión de supervive