DE LA INTERPRETACIÓN DE LOS SUEÑOS

DE LA INTERPRETACIÓN DE LOS SUEÑOS

Editorial:
LABOR ED.
Año de edición:
Materia
Filosofía y Ciencia
Encuadernación:
Rústica
-5%
10,00 €
9,50 €
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta

ARNAU DE VILANOVA :
DE LA INTERPRETACIÓN DE LOS SUEÑOS

Comienza con feliz estrella el librito sobre la
interpretación de los sueños de Arnau de Vilanova.

PROEMIO

Encontramos que los filósofos antiguos, ya fueran indios
o persas, egipcios o griegos, se afanaban en las visiones de
los sueños siguiéndolas con especial empeño, puesto que
por las cosas que veían aparecer en las visiones conocían
más perfectamente la esencia del alma, y se ponía mása
su alcance la precognición de las cosas futuras. Aquello
en que ponían mayor empeño los filósofos, fuera su nación
la que fuese, era en cual fuese el estado del alma después
de la muerte. Sin embargo, no pudieron conocer esto por la
vía de la naturaleza, sino sólo considerando el acto o la
operación de la misma, y esto bien en el sueño bien en
a vigilia; mejor en el sueño, porque en él el alma está
menos condicionada por los órganos corporales y los
sentidos externos.

Asi pues, considerando operación separada
la vigilia del sueño, como se muestra en el alma del hombre
y en los animales, concluyeron necesariamente que era
una sustancia separada de ésta. Y además, considerando
lo que se ofrece en las visiones, veian que el alma aprehen
día las cosas futuras no por medio de los sentidos, sino de
manera intelectual, por lo cual era necesario que el alma
llegara a estas cosas a través de aquello en relación con
las sustancias espirituales, pues la luz de la eternidad llega
y aparece en un tiempo nulo que después se explica a través
de tiempos plurales. En consecuencia, si para ello el alma
intelectiva no hubiese tenido uso de algún sentido interior,
nos hubiera asistido totalmente la facultad de conocer
después de la muerte. Sin embargo, tanto en esto como en lo
más cercano a aquel modo de conocer hubieran puesto su
empeño más ardientemente por alguna instigación de la
naturaleza, que no cesa de hacer que cada cosa se mueva
hacia la perfección propia.

Pues aquel que concede la existencia del alma humana
como sustancia espiritual, no dice
que sea inconveniente que nos resulten patentes muchas
cosas futuras, y más en el tiempo en que el alma está
menos impedida por operaciones corporales. Pues las
operaciones corporales distraen en exceso nuestra inteligencia
en la vida presente y son un obstáculo para la compren
ión; se comprende con fantasmagorias, ya que cuando...