CORONA REAL

CORONA REAL

Editorial:
ARCA EDICIONES
Año de edición:
Materia
Poesia Traducida
ISBN:
978-84-15957-11-9
Páginas:
166
Encuadernación:
Rústica con solapas
-5%
10,90 €
10,36 €
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta

[Kéter malkut]. En­tre la vasta y valiosa producción de la poe­sía sagrada hebraico española figura en lu­ar preeminente la célebre composición o poema sagrado La Corona Real del poeta hebraico español Selomó ibn Gabirol (1020?- 1058?). El mismo nombre Corona Real que le dio su autor ya nos revela que, en su mente, este poema era como la cifra y com­pendio, la corona, de toda su producción poética. Y hay que tener en cuenta que Ibn Gabirol es un altísimo poeta, segura­mente el más alto de toda la escuela poé­tica hebraico española, un poeta que puede parangonarse con los mayores del Parnaso de todos los siglos.



Como quiera que Ibn Gabirol era también filósofo, de tendencia metafísica, neoplatónico y místico, pudo re­vestir sus composiciones poéticas no sólo de las galas bíblicas, derivadas de los Sal­mos y del Cantar de los Cantares, sino que también estuvo en sazón para pedir pres­tado a la cosmología y a la psicología neo- platónica, a través de los autores árabes, como, por ejemplo, las Epístolas de los Hermanos de la Pureza, sus bellas concepcio­nes sobre la formación y jerarquización de los mundos, sobre la función del alma, pri­sionera en la cárcel del cuerpo como el ave en su jaula; todo ello asociado con poéti­cas concepciones sobre las cohortes de án­geles y serafines que habitan la órbita de los espíritus puros, a los pies del Señor, o bien imbricado con derivaciones midráchicas de carácter escatológico. De modo que la temática de la Corona Real tiene dos partes: la primera es latréutica, adorante, como un eco del Salmo de la Creación: el poeta se complace en contemplar toda la magnífica fábrica del mundo, expresión del poder y majestad de Dios; la segunda par­te es penitencial, y en ella el poeta siente el déficit moral de su vida, confiesa la reata del pecado, bate su pecho con con­trición. El poema está dividido como en pequeñas perícopes, al final de cada una de las cuales hay una alusión a un pasaje bíblico relacionado con el asunto tratado; la expresión y el estilo es sublime y pro­fundo, en un hebreo muy puro y en una prosa rítmica y también rímica.

J. M.a Millas Vallicrosa